<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=295749664225318&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Conoce mi día a día con mi CB160F

26/01/18 7:00 / Publicado por Redacción Honda Motos

Terminaron las vacaciones. Tengo que regresar a la universidad a terminar mis clases, estoy cursando séptimo semestre de diseño gráfico y estoy emocionado por terminar pronto mi carrera. Antes necesitaba salir de casa una hora y media previa a mis clases, pero ahora que tengo mi nueva CB160F, eso ya no será necesario.

El diseño único y aerodinámico de mi moto me permite sortear el tránsito sin dificultades y la fabulosa potencia del motor me asegura buena velocidad para llegar a tiempo a mi cátedra de realización y producción transmedial.

Nunca más volveré a perder una clase. Salgo de casa y un par de bloques más adelante, me encuentro a mi amigo Jhon, que está esperando en la fila para subir al transporte público. Lo saludo y lo invitó a irnos juntos a la universidad; es que mi moto CB160F cuenta de línea con reposapiés y asas integradas para el acompañante, lo que me da la oportunidad de compartir la experiencia de manejo con familiares y amigos.

A mitad de camino llega la preocupación por el combustible. Por fortuna recuerdo que ayer cargué el tanque, que no sólo es de buena capacidad, sino que además tiene una línea muy deportiva y hace que mi nueva moto luzca poderosa y diferente. Por otro lado, sé que el rendimiento de combustible de esta moto es ideal, para no tener que sufrir realizando visitas diarias a la gasolinera.

Jhon y yo hemos llegado a la facultad cuarenta minutos antes de la primera clase. Entonces mi amigo me comenta que de nada nos servirá haber llegado temprano, pues el estacionamiento para estudiantes está lleno. Jhon ha contemplado el diseño deportivo de la moto, que la hace verse grande, fuerte y robusta.

Sin embargo, la realidad es que el tamaño de esta moto es tan conveniente que puedo estacionarla con facilidad en espacios reducidos, sin tener que invertir valiosos minutos buscando aparcamiento.

11:30 a.m. Estoy por entrar a la última clase del día, cuando encuentro a mi profesor de animación, muy preocupado y sin saber qué hacer. Al preguntarle qué le sucede, me comenta que el proyector de diapositivas se arruinó, y sin él será imposible impartir el tema de hoy.

También me comenta que debe ir a otra facultad a solicitar que le presten otro proyector y que probablemente eso retrasará el inicio de su clase. Entonces yo le ofrezco cruzar el campus en mi nueva CB160F. La distancia a recorrer es considerable para realizarlo a pie, pero en moto tomaría sólo un par de minutos. Corro al estacionamiento, enciendo mi moto y atravieso los jardines de la universidad.

Regreso al salón en un dos por tres y la clase comienza justo a tiempo. Seguro que me he ganado la simpatía del profesor y tal vez hasta me he ganado un par de puntos extra en mis futuras notas.

¡Listo! Ha sido una mañana de clases muy provechosa. Ahora iré a comer algo y luego tengo que ir a trabajar.

Con la pancita llena y el corazón contento, estoy por llegar a mi empleo de medio tiempo. Son casi las dos y me faltan dos semáforos para llegar a mi destino. Veo que la luz cambia a verde y me dispongo a continuar mi camino acelerando pero con precaución.

Cuando de pronto, tengo que frenar en seco, porque un vehículo de carga se pasó la luz roja. Afortunadamente, mi nueva Honda cuenta con sistema de freno de disco en su llanta delantera y freno combinado en su llanta trasera, lo que me ha permitido frenar totalmente y de forma segura, sin perder el control del vehículo, ante el evidente descuido de otro conductor.

¡Este día ha sido muy gratificante! Primero mi mañana en la universidad y después mi media jornada laboral. Es momento de salir a divertirme y pasar un rato muy agradable con mi novia.

Quedé de pasar por ella para ir a ver una película y tomar un helado. Cuando llego a su casa, me encuentro a su mamá regando las plantas del jardín. Ella se sorprende al verme, pues dice que mi moto es silenciosa y casi no ha notado mi llegada. Cuando mi novia sale de casa, me ha comentado que le encanta el diseño y color de mi nueva CB160F y que ya quiere que todos la vean paseando conmigo en ella.

Hemos visto una gran pelicula y me dirijo a casa. Aunque ya es muy tarde no me preocupo, pues mi moto cuenta con tablero digital que me muestra toda la información que necesito para rodar seguro y tranquilo. Y sin duda, conducir esta moto con tanta ingeniería y tecnología de última generación es una gran experiencia.

Ahora sí, a descansar. Que mañana será otro día magnífico en compañía de mi CB160F. Desde que la adquirí, su eficiencia ha hecho la diferencia entre los días cotidianos aburridos y una nueva aventura divertida, cómoda y de alto desempeño en mi día a día.

Foto de referencia de la marca Honda*

¿Qué características evaluar antes de comprar una moto?

Topics: Blog

Nuevo llamado a la acción

Post recientes